Perder peso escuchando a tu estómago

Usted reduce las porciones que come, elige alimentos saludables, realiza ejercicio y hace todo lo necesario para eliminar grasa; pero no lo consigue, ¿Qué ocurre?

hambreLe contaré un secreto que le ayudará a perder esos kilos de más y a mantener el peso para siempre. No tiene ningún misterio, no requiere que usted haga una dieta especial o tenga que ingerir ninguna pastilla. Simplemente ¡tiene que escuchar a su estómago!

¿Cuándo fue la última vez que de verdad sintió hambre? ¿Acaso recuerda lo que se siente cuando lleva mucho tiempo sin comer? No le estoy hablando de querer comer, estoy hablando de la necesidad real… de tener hambre.

Probablemente se pasará el día “picando” nunca llega a sentir apetito de verdad porque, come antes de tener hambre. Esto no es, efectivamente lo que su cuerpo necesita, y sólo consigue que, adelgazar de manera rápida sea mucho más difícil.

Es un concepto increíblemente simple, pero se pasa por alto gracias a la abundancia de alimentos que tenemos y lo fácil que resultan de conseguir en cualquier momento. Usted puede ponerse a dieta todas las veces que quiera para perder peso, pero esto no sucederá, hasta comprender que ¡sólo debemos de comer cuando de verdad sentimos hambre!

Así de fácil

comer demasiadoLo que quiero que haga sólo por un día, es volver a sentir esas señales que indican que siente la necesidad de comer. Piense que se tiene que vaciar antes de que se pueda volver a llenar de nuevo. Nada malo le va a pasar.

Pare un momento, piense, observe como se siente, escuche a su estómago cuando requiere sustento, oiga los sonidos que hace y sea consciente de la sensación que tiene al necesitar comer.

Es en esos momentos cuando su cuerpo está realmente preparado para ingerir los alimentos, esas frutas, manzanas, lo que usted desee, las enzimas de su estómago están esperando, la saliva aparece en su boca en respuesta de una próxima masticación. Es aquí cuando la alimentación surte el efecto deseado, EL DE ALIMENTAR NUESTRO CUERPO y no se almacenará en forma de la temida grasa.

Y ahora

comer o no comerUna vez que comprende que el mundo no se derrumba por escuchar a su estómago, usted puede comenzar a darse cuenta de que ya no tendrá que tener cerca un arsenal de comida rápida “por si acaso”, frutas como la uva, la manzana, la cereza, o pera le servirán.

Para adelgazar, usted aprenderá a sentir la forma en que su cuerpo se comunica, sólo con prestar un poco de atención será suficiente y lo tendrá en cuenta la próxima vez que coja una bolsa de patatas fritas simplemente porque están ahí.

Comprenda que se puede adelgazar de manera rápida una vez que cambie estos comportamientos automatizados que tiene por aburrimiento y no por verdadera necesidad.